miércoles, 26 de septiembre de 2018

Ficha del recurso:

Fuente:

Instituto Tecnológico de Informática

Fecha de publicación:

lunes, 22 de noviembre de 2010

Última actualización:

jueves, 27 de enero de 2011

Entrada en el observatorio:

lunes, 22 de noviembre de 2010

Idioma:

Castellano

Archivado en:


La “Inteligencia Ambiental” el Futuro Tecnológico

El Instituto Tecnológico de Informática trabaja en el proyecto MOBIWARE para el desarrollo de un prototipo basado en inteligencia ambiental

La Inteligencia Ambiental es una nueva área de trabajo que está adquiriendo una gran relevancia, debido a las potenciales aplicaciones que en un futuro cercano pueden suponer en la vida diaria de las personas, ya que permite una cooperación entre usuarios y dispositivos de forma transparente y automática.

Este concepto, a priori con matices futuristas, hace referencia a entornos en los que las personas estarán envueltas y asistidas por inteligentes e intuitivos interfaces colocados en el interior de objetos cotidianos e intercomunicados entre sí, de manera que conformarán un medioambiente electrónico que reconocerá y responderá a la presencia de los individuos inmersos en él, de una manera “invisible”.


Para poder llevarlo a cabo, es necesaria la convergencia de varias áreas de computación y una fuerte labor de investigación desarrollada a través de este proyecto de I+D, proporcionando soluciones en las siguientes áreas:


- Ubicuidad e interoperabilidad de computadores: que aporta el desarrollo y creación de distintos tipos de redes ad hoc que incluyan computadores, dispositivos portables, electrodomésticos, etcétera. Además esto permite dar soporte a la “Internet de las cosas”, donde todos los dispositivos puedan disponer de su propia identidad en Internet que les facilite la comunicación con el resto.

- Sistemas y algoritmos inteligentes: que aportan algoritmos de aprendizaje y analizadores de patrones para el reconocimiento de voz, traductores de lenguajes, clasificación de contenidos, etcétera.


- Sensibilidad al contexto: que refleja la interacción de los dispositivos con el entorno, permitiendo a estos adaptarse al mismo.

La convergencia de ordenadores ubicuos incrustados en objetos cotidianos, comunicaciones inalámbricas entre ellos, interfaces de nueva generación, sensores biométricos, agentes inteligentes, sistemas de personalización, máquinas emocionales, la banda ancha, etc.., van a conformar una suerte de Inteligencia Ambiental que nos rodeará y que amplificará nuestras capacidades cognitivas.

Los aparatos que compondrán este nuevo ambiente aprenderán de las necesidades de las personas y luego las anticiparán, crearán un ambiente inteligente, a nuestra disposición. La Inteligencia Ambiental será invisible, personalizable, adaptativa y anticipatoria respecto de nosotros mismos, centrada en la persona.

Sin embargo, no todo son noticias positivas sobre las bondades que la Inteligencia Ambiental puede llegar a ofrecer, y existen detractores que ven esta evolución tecnológica como una intromisión en la privacidad por parte del usuario.

Lo que no se debe dejar de lado son las múltiples aplicaciones que pueden llegar a tener estas tecnologías, totalmente lúdicas o con una vertiente más social, pudiendo controlar y gestionar el estado de salud de los ancianos mediante la monitorización de pacientes en entornos inteligentes.

Este proyecto está financiado por el Instituto de la Pequeña y Mediana Industria de la Generalitat Valenciana (IMPIVA) y por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Programa de I+D para Institutos Tecnológicos de la Red IMPIVA para el ejercicio 2010,con número de expediente IMIDIC/2010/193.