jueves, 15 de noviembre de 2018

Ficha del recurso:

Fuente:

ITI

Fecha de publicación:

sábado, 22 de diciembre de 2012

Última actualización:

lunes, 7 de enero de 2013

Entrada en el observatorio:

sábado, 22 de diciembre de 2012

Idioma:

Castellano

Archivado en:


ITI, IBV e ITE colaboran en mejorar la calidad de vida, el confort y la eficiencia en distintos entornos

En una primera etapa se ha realizado un análisis sobre el uso de los recursos en un supermercado

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), el Instituto de Biomecánica (IBV) y el Instituto Tecnológico de Informática (ITI), están colaborando en un proyecto que permitirá que los usuarios hagan un mejor uso de su entorno en aspectos relacionados con la energía, confort, movilidad, tiempo, seguridad, entre otros, adaptando su comportamiento a la información que recibirán en tiempo real.

El cambio climático y el agotamiento de los recursos, unidos a la crisis económica, hacen que la búsqueda de la eficiencia sea necesaria para la sostenibilidad de los mismos, que además se alinea con la tendencia actual a nivel mundial del “Smart Everything” o Internet de las Cosas.

El proyecto Smartassist investiga distintas metodologías y soluciones tecnológicas para generar un modelo de gestión, explotación y mantenimiento eficiente de los edificios e infraestructuras. El primer ámbito de aplicación del proyecto se centrará en la mejora del uso de la infraestructura de grandes superficies comerciales, con el fin de mejorar la experiencia de compra del usuario final y de optimizar la gestión y la eficiencia de la instalación.

Para ello, el Instituto de Biomecánica ha definido los indicadores para un entorno de compra desde la perspectiva del usuario y ha llevado a cabo un estudio con clientes reales que permitirá la obtención del modelo de conducta que defina las claves que garanticen a los consumidores una buena experiencia de compra y a los trabajadores un mejor confort en su puesto de trabajo.

Desde el Instituto Tecnológico de la Energía, se ha realizado el análisis y definición de los indicadores de eficiencia sobre el uso de los recursos para un modelo de entorno existente como lo es un comercio. De igual manera se ha profundizado en investigar posibles indicadores avanzados, de mayor complejidad,  que consideren los efectos de las acciones y hábitos del usuario sobre el consumo energético y uso de recursos. Además se han identificado y analizado los parámetros que será necesario medir para determinar los consumos energéticos en las zonas estratégicas de los centros así como los  niveles de confort térmico y lumínico.

Posteriormente, el Instituto Tecnológico de la Energía ha investigado los sistemas más apropiados capaces de adquirir, almacenar y tratar inteligentemente dichas variables relacionadas con la eficiencia del uso de los recursos, los hábitos y comportamientos de consumo y el confort dentro del comercio, obteniendo de esta forma un sistema capaz de generar los patrones de comportamiento de los usuarios, de predecir sus acciones y mediante toda la información adquirida sugerir un uso más eficiente de las mismas.

Como tarea complementaria a la adquisición y tratamiento de los datos, el Instituto Tecnológico de Informática (ITI) está investigando sistemas expertos y técnicas de inteligencia ambiental para la construcción de un prototipo que promueva hábitos de uso y comportamientos en comercios más eficientes desde los puntos de vista energético y de la calidad de vida. La inteligencia ambiental utiliza mecanismos avanzados de representación del conocimiento, para almacenar de forma estructurada el comportamiento de los usuarios y el estado de los distintos elementos del comercio que impactan en su consumo energético y confort. Este conocimiento permite a un sistema experto detectar situaciones que vayan en contra de los criterios de eficiencia y confort definidos y recomendar a su vez las acciones correctivas necesarias.

Smartassist está cofinanciado  dentro del programa de Unidades Estratégicas de Cooperación, por el Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (IMPIVA) y  el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).