Saturday, 19 de April de 2014

Ficha del recurso:

Fuente:

Vínculo original en hoytecnologia.com

Fecha de publicación:

Monday, 21 de July de 2008

Última actualización:

Monday, 21 de July de 2008

Entrada en el observatorio:

Monday, 21 de July de 2008

Idioma:

Castellano

Archivado en:


Desarrollan un sistema para detectar objetos abandonados en los aeropuertos

La Universidad Rey Juan Carlos ha desarrollado un sistema de videovigilancia asistida por ordenador que identifica conductas sospechosas con las cámaras situadas en los aeropuertos y permite así detectar objetos que han sido abandonados en estos lugares, según informó hoy el centro educativo.

En concreto, el proyecto, dirigido por el Profesor Enrique Cabello, ha permitido desarrollar un sistema de visión artificial capaz de alertar al personal de seguridad en caso de detectarse un objeto abandonado. Las pruebas se han efectuado con imágenes reales tomadas con las cámaras de seguridad de la Terminal 4 de Madrid Barajas y se ha contado con la colaboración del personal de seguridad, la Guardia Civil del Aeropuerto y AENA.

El proyecto, que es la continuación de otro en el que se desarrolló un sistema de reconocimiento facial en aeropuertos, es un modelo prototipo de sistema de vigilancia asistido por ordenador. El software recibe un vídeo, lo analiza y da resultados visuales en tiempo real al empleado de seguridad que lo utiliza, así como un informe de toda conducta sospechosa que detecte. El empleado debe comprobar la veracidad de este hecho para proceder a aplicar el protocolo de seguridad adecuado.

El sistema funciona en cinco etapas. En la primera (resta de fondo) se obtiene una imagen en la que aparecen sólo los objetos que se están moviendo. En la segunda (umbralizado de imagen) se convierte la imagen en una matriz en la que se elimina el ruido. En la tercera (etiquetado), se numeran las distintas componentes que se han conseguido segmentizar en la etapa anterior.

El proceso continua con la cuarta etapa (seguimiento de elementos móviles), en donde se lleva un control de las componentes que se mueven entre dos imágenes y se visualiza su velocidad, aceleración, etc. Por último, en la quinta fase se detectan los elementos abandonados.

El sistema entiende que un elemento está abandonado cuando no pertenece al sitio en el que está, es decir no pertenece a la imagen de fondo, y cuando alguien lo ha dejado ahí, es decir, cuando proviene de una componente anterior. En ese momento, las componentes abandonadas pasan a formar parte de una estructura que las almacena todas juntas.

Una componente que se ha marcado como abandonada no pierde su condición fácilmente. Así, por ejemplo, el programa es capaz de entender que una maleta sigue abandonada cuando un grupo de personas pasa por delante. Solamente pierde esta condición si durante un tiempo no se detecta una componente con características parecidas en la cercanía.

Los resultados obtenidos son, según los investigadores, muy satisfactorios ya que el sistema es, en general, muy estable y responde muy bien ante distintas situaciones siempre y cuando la grabación sea de calidad.

Aún así se han detectado factores que pueden influir en el procesado como cambios de iluminación en las escenas, cambio de posición de la cámara o posibles cambios de una escena como pueden ser la colocación de un puesto publicitario de un día para otro, el zoom o el volumen de gente que pasa por un determinado punto.