Saturday, 19 de April de 2014

Ficha del recurso:

Referencia

ITI-INNO-2009/004

Fecha del informe:

Wednesday, 10 de June de 2009

Área

INNO (ITI)

Última actualización:

Wednesday, 1 de December de 2010

Entrada en el observatorio:

Saturday, 1 de December de 2012

Idioma:

Castellano

Sector de actividad:

Sanidad

Archivado en:

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en el sector sanitario

RESUMEN EJECUTIVO

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) están presentes en cualquier sector de actividad. Han convertido la Sociedad Industrial de los siglos XIX y XX en la Sociedad de la Información y están forjando la creación de la Sociedad del Conocimiento. Aunque en sí mismas configuran un ámbito científico-técnico propio, existiendo investigaciones punteras en el mismo, generalmente se las considera como un conjunto de tecnologías horizontales que sirven de apoyo a la realización de las actividades de las organizaciones y que mejoran la eficiencia de sus procesos. Las TIC están presentes tanto en los procesos de diseño, producción y prestación de servicios como en los procesos auxiliares que permiten la gestión de información y la toma de decisiones. Su incorporación en la actividad habitual ha dejado de ser un elemento diferenciador para convertirse en un elemento clave para el mantenimiento de la competitividad, se trate de organizaciones basadas en la prestación de servicios, de organizaciones industriales o de organizaciones basadas en el conocimiento.

El sector Sanitario está formado por múltiples actores y entidades interrelacionados entre sí, que deben de estar en constante comunicación para poder tomar las mejores decisiones en el momento adecuado. La exactitud de las actividades realizadas, la seguridad de las comunicaciones, la veracidad de los datos y la agilidad a la hora de manejar la información es crucial para la vida de los pacientes. En todo este entorno las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones representan enormes posibilidades para la mejora del sector.

Pero la correcta y completa aplicación de las TIC dentro del sector no está exenta de barreras y dificultadas. En primer lugar se encuentra la barrera tecnológica, ya que existen múltiples tecnologías en estado incipiente y que requieren de un mayor grado de madurez para poder ser aplicadas con garantías. En segundo lugar, y no menos importante, se encuentran las barreras sociales. La introducción de Tecnologías en tareas cotidianas de un paciente representa un rechazo inmediato si su transparencia y usabilidad no son totales para el mismo. Desde el otro punto de vista, el del cuerpo médico y auxiliar, también representa una barrera, ya que tradicionalmente el sector de la sanidad ha sido eminentemente de letras y no tecnológico. Es necesario implementar mecanismos de introducción de tecnologías de forma gradual, aprovechando la incorporación de las nuevas generaciones “digitales” al mundo laboral, y realizando labores de concienciación y formación del personal en las nuevas tecnologías. Así, por tanto, la gestión del cambio es un factor importantísimo para vencer estas barreras sociales e incorporar las Tecnologías al sector.

Continuando con los aspectos tecnológicos, el sector sanitario maneja gran cantidad de información de un grado de confidencialidad altísimo. Esta información es valiosa para el cuerpo médico para poder tomar decisiones de diagnóstico y el que esté disponible en el momento adecuado es crucial. Para ello es condición necesaria que dicha información se almacene en formato digital, de forma que pueda ser transmitida, replicada, editada y actualizada de forma sencilla y persistente. En este sentido es importante la función de las tecnologías de la información facilitando la digitalización de la información analógica que forma parte de la historia clínica del paciente. Actualmente, la historia clínica digital ya es prácticamente una realidad, que proporciona una base sobre la cual ir añadiendo nuevas tecnologías.

Por otro lado, además de la digitalización de la información clínica, es fundamental disponer de medios de comunicación que permitan la transmisión de dicha información digital. En este sentido, la evolución de las redes de comunicaciones, tanto cableadas como inalámbricas, proporciona unas capacidades de transmisión suficientes para el sector.

Por último, los terminales de acceso a dicha información también son importantes. Es necesario que el cuerpo médico pueda acceder a la información en su puesto de trabajo y para ello necesita de terminales adaptados al mismo. La disponibilidad de PCs en las consultas médicas y hospitales y el avance en los dispositivos móviles proporciona un acceso prácticamente ubicuo a la información.

Estos tres elementos, información digital, redes de comunicaciones y terminales, configuran la base sobre la que construir sistemas tecnológicos más complejos, apoyados en aplicaciones informáticas (software) y que facilitarán nuevos servicios tanto al paciente como al usuario médico, proporcionando un valor añadido, ya sea por la comodidad, por una mejor calidad o por una mayor funcionalidad. Así, pueden citarse sistemas de monitorización constante de pacientes a través de sensores transparentes (incorporados al tejido de la ropa, cámaras imperceptibles en la vivienda, …) que propician una atención y un diagnóstico de enfermedades e incidentes en tiempo real y a distancia (telemedicina), nuevos sistemas de dispensación de medicamentos basados en la receta electrónica y en la identificación biométrica de pacientes o diagnóstico precoz de enfermedades a través del análisis de patrones en imágenes médicas. En todo este entorno entran en juego de una forma elemental tanto el Software como los Servicios.

En este sentido, existe a nivel nacional la Iniciativa Española de Software y Servicios (INES), que a nivel europeo tiene su homólogo en NESSI. INES es la plataforma tecnológica española dedicada a Software y Servicios y describe la agenda estratégica de Investigación en estos dos pilares a nivel nacional para los próximos 10-20 años. Además del pilar Software y del pilar Servicios, muy relacionados con lo que actualmente se ha llamado Internet de las cosas e Internet de los servicios, INES destaca cuatro fundamentos clave presentes de forma horizontal tanto en el software como en los servicios. Estos fundamentos son de aplicación directa al sector sanitario, y son los siguientes:

    • Interoperabilidad: “La interoperabilidad es la habilidad del software (servicios y aplicaciones software) para interaccionar. Puede entenderse como la habilidad de un sistema o     producto para trabajar con otros sistemas o productos sin que el usuario o el cliente final de los mismos deban emplear esfuerzos importantes o, en el mejor de los casos, sea incluso     consciente de que esta interacción ocurre. Un escenario en donde la interoperabilidad juega un papel primordial es en los llamados sistemas de sistemas (SoS - Systems of Systems).     Cada vez más es necesario componer nuevos sistemas a partir de los actuales, ya de por sí complejos para abordar problemáticas de mayor envergadura. Por ejemplo, el sistema de     salud de un país o región debe funcionar a partir de los sistemas de cada uno de los hospitales, centros de salud, farmacias, laboratorios, administraciones públicas, etc. Algo similar     sucede cuando hay que conectar un conjunto de sistemas para hacer frente a una catástrofe o montar un centro de operaciones.”

    • Calidad y Confiabilidad: El desarrollo de software y servicios de calidad es primordial para que su funcionalidad, robustez, rendimiento y usabilidad sean aceptables por el usuario. Este     fundamento se basa irremediablemente en el uso de estándares y normas internacionales que aseguren la correcta construcción de aplicaciones.

    • Seguridad y Confianza: La seguridad es un elemento primordial en sistemas que incorporan información confidencial, y el sistema de salud incorpora información de un grado     elevadísimo de confidencialidad. La seguridad es un elemento integral del sistema: no depende exclusivamente de uno u otro componente, sino que debe abordarse desde la globalidad del sistema.

    • Orientación a la persona: “Es bien conocido que la experiencia de los usuarios es un factor clave en el éxito del software. Por ello es indispensable tener en cuenta a dichos usuarios     en el proceso de desarrollo de la interfaz de usuario, con el fin de tratar de garantizar una experiencia de uso adecuada, teniendo en cuenta la diversidad de personas y situaciones que     pueden darse. En este contexto se maneja el concepto de usabilidad, como una medida de esa experiencia de usuario. Se puede definir la usabilidad como la medida en la cual un     producto o servicio puede ser utilizado por usuarios específicos y en un contexto de uso determinado para lograr unos objetivos concretos con efectividad, eficiencia y satisfacción. La     efectividad indica la capacidad para realizar la tarea sin cometer errores, la eficiencia mide el consumo de tiempo y otros recursos y la satisfacción es una medida subjetiva basada en la contestación a cuestionarios.”

Por último, y además de estos fundamentos clave, hay un movimiento que actualmente dispone de un grado de madurez alto que es el del Software Libre. El software libre aporta ventajas al mundo del desarrollo de software, al mundo del usuario de aplicaciones y a la sociedad en general. Estas ventajas se basan en las libertades en las que se basa el software libre y que fomentan el compartir el código y por tanto el conocimiento para construir aplicaciones en colaboración. El software libre permite innovar en las organizaciones, ya que el bajo o inexistente coste de licencia y sus posibilidades de adaptación a las necesidades concretas de las empresas permite implantar aplicaciones de forma más sencilla y satisfactoria.

El Software Libre es el primer paso en la revolución de la industria del software. El software tiende a convertirse en una comodity, un elemento que las organizaciones usan como un servicio y por tanto el “Software as a Service (SaaS)” será el protagonista de la industria en los próximos años.

[Para visualizar el informe completo deberá estar autenticado en el sistema y descargarlo a través del fichero adjunto que encontrará en el margen superior derecho del registro. Si no dispone de cuenta de usuario, póngase en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico observatorio@iti.upv.es]

Autores:

Departamento de Inteligencia Estratégica y Competitiva (SCI) del ITI

Más información disponible

Información complementaria para usuarios registrados.